Skip to main content

Verano – Cuadrillas armadas en el monte, disparando al lobo.

Posted in

05-07-2011 - (Gallego) El denunciante: Un asustado y confundido vecino de Porto do Son, que asegura nunca en su vida haber visto lobo alguno por aquellas tierras. Nos llama  para solicitar información sobre el sorprendente suceso de toparse con docenas de escopeteros en el monte, el pasado sábado día 02 de julio, cuando paseaba plácidamente, aprovechando el buen tiempo y el fin de semana.

Estos sujetos, según la información que le facilitaron, tenían “autorización” para realizar una batida contra el lobo, o lobos, (no saben bien) que al parecer están causando “estragos” entre los potros.
Ni que decir tiene que abandona su pacífica actividad estival, asustado ante el peligro al que se vio expuesto sin aviso previo alguno.

Los matarifes: Vecinos de la zona y escopeteros en general, ávidos de sangre y de “sacar” las escopetas, aunque, como buenos escopeteros que desprecian las necesidades de la fauna, sepan que no es época adecuada y que, intencionalmente o no, han publicado un par de días antes quejas en la prensa sobre supuestos daños en “docenas” de potros recién nacidos y que, según su “autorizado” diagnóstico, fueron provocados por lobos.

Dicen también que no se atrevían a denunciar los daños ya que, según parece, tienen a su cabaña ganadera en situación irregular y temen que, si denuncian los daños, las autoridades descubran las irregularidades y les creen “problemas”.

Por el resultado de sus quejas, ante la administración correspondiente, es fácil adivinar que pocas exigencias en el cumplimiento de la ley van a tener por parte de la Conselleria de Medio Rural ( o de los cazadores) que no sea ponerse a su disposición para autorizarles las batidas que deseen contra el supuesto causante (supuesto que no confirmado) de sus daños e ignorar cualquier irregularidad del colectivo escopetero.

Una fiel demostración también para los interesados de cómo funciona la cosa en relación al cumplimiento de las normas y a las facilidades para dar tiros en el monte en pleno verano y arriesgar la integridad de los demás ciudadanos. De hecho para el día 09, sábado parece ser que tienen preparada otra “batida”.

La “autoridad” competente: Una Consellería de Medio Rural (o de los cazadores) que acaba de emitir una irracional orden de vedas, inspirada por una FGC que vive del "negocio de la caza" y que permite las batidas contra el lobo el año entero, así como contra el jabalí sin comprobación de daños o contra el zorro que ningún daño ocasiona, que sepamos.

A despecho del evidente riesgo para terceras personas que veranean en el campo, a despecho del grave riesgo de incendio que representa una cuadrilla con docenas de escopeteros fumando y dando tiros en el monte,  a despecho del daño que causan a las crías de las demás especies que en ésta época del año están criando a sus cachorros, se permite que docenas de individuos armados salgan al monte a dar tiros al estilo "Pancho Villa", sin la mínima preparación, sin organización alguna, sin saber a ciencia cierta lo que persiguen, ya que ni siquiera saben si son lobos, perros asilvestrados u otro animal el que causa los “supuestos” daños.

Una Consellería que carece de censos, de datos fiables y de personal cualificado, para realizar un estudio previo que apure las causas exactas de lo daños y su existencia real, ya que ni siquiera tal extremo se ha comprobado, o si efectivamente se trata del lobo.

Si es el caso de que sea el lobo, las causas de los ataques, cuantos son, si es una manada o un animal aislado, si es macho o hembra, si es aconsejable eliminarlo o trasladarlo, etc. En definitiva una Consellería que haga las cosas mínimamente bien, profesional y de manera seria.

Por el contrario se hace lo más fácil, electoralismo puro, callar las protestas y contentar a los desocupados escopeteros que así se divierten un fin de semana o dos (los que deseen). Se autoriza la batida solicitada con lo cual se evita tener que hacer las cosas adecuadamente,  poner en evidencia la falta de recursos para administrar el medio ambiente, así como la falta de interés en estudiar y conocer el estado de nuestra fauna más emblemática, creando un estudio y una base de datos que permitan una eficaz gestión ambiental, así como resolver este tipo de contenciosos de la forma mas seria y eficaz posible, manteniendo el equilibrio entre una fauna que debemos conservar y una ganadería que no debe desaparecer.

Mucho pedir para los tiempos que corren, el país en que vivimos y las insitituciones que sufrimos.