deforestación

Un sistema que destruye el Planeta

deforestación

04/06/2022 – Mal nos irá a los ciudadanos, al medio ambiente y al resto de seres vivos del Planeta, si no abrimos pronto los ojos y desenmascaramos el engaño en que vivimos víctimas de los sofisticados sistemas de control de masas y manipulación de los individuos. Recursos estos que el sistema en que vivimos tiene de sobra, de los más adelantados, de los más modernos y de los más efectivos. Para ello dedican ingentes cantidades de dinero pues su existencia depende de convencernos de que el sistema que nos han impuesto (cual cueva de Platón) y que va totalmente en contra de los intereses de la mayoría, es el mejor y el que más nos conviene. Llevan siglos utilizándolo con éxito.

Tenemos que ser conscientes que lo que causa la pobreza en el mundo, los desastres ecológicos, la destrucción del medio ambiente y la extinción de la biodiversidad tiene una sola causa: La codicia, el beneficio. Ese veneno que se incluye en el sistema capitalista de ganar el máximo dinero posible a costa de lo que sea, a costa de la mayoría de la población o a costa de destrozar el Planeta para convertirlo en dinero. Y lo que es peor: su ansia por aumentar, año tras año, su facturación, su crecimiento, sus beneficios, ya que no se conforman con nada y su meta no existe solo existe el crecimiento eterno de la “economía” y de sus beneficios.

Dicen que el socialismo “no funciona”. Podría ser, pero sus principios son más justos y solidarios que los del capitalismo ya que, este último, es injusto en sus mismos fundamentos, puesto que se trata de que unos pocos acumulen toda la riqueza y vivan en la opulencia sin trabajar y aprovechando el trabajo y la explotación de las mayorías. A los hechos nos remitimos: cada vez menos individuos acumulan más riqueza, en todos los casos cantidades que les será imposible gastar aunque vivieran varias vidas, mientras el ciudadano de a pie vive cada vez de forma más precaria, con empleos temporales, sueldos insuficientes, jubilaciones más exiguas, etc.

Si nos referimos al medio ambiente, el caos es asustador: contaminación, destrucción del territorio con minas, autovías, grandes ciudades, aire contaminado, cambio climático, desaparición de especies, mares y océanos de basuras y desaparición por completo del rural ya que, por allí, pasan todas las carreteras, trenes, aviones, etc. el ruido es constante y los lugares recogidos cada vez menos, los accesos cada vez más numerosos, las  actividades humanas allí cada vez más abundantes y más frecuentes, la contaminación todo lo invade ya que viaja por el aire, etc.

El argumento que presenta el sistema es que “son avances que mejoran la vida de los ciudadanos” cuando todos comprobamos a diario que nuestra vida es cada día más difícil, más precaria, más esclava, al mismo tiempo que unos pocos exhiben, cada vez más y sin pudor, riquezas escandalosas.

Y es que el sistema en que nos tienen encerrados es así de injusto, al enriquecer a unos pocos significa que esa riqueza es detraída del resto de la población, estos crecen cada día más en recursos económicos, que acumulan y nunca pueden gastar dado su volumen, y por consiguiente en poder para comparar, sobornar o reemplazar a los políticos que, por mucho que sean elegidos por los ciudadanos, muchas veces a base de publicidad y recursos para el candidato que más interesa al sistema, no escapan al poder del dinero que luego los compra.

Así nacieron las grandes corporaciones que no medraron por sus eficaces sistemas de ventas o habilidad comercial, sino que acabaron con todo tipo de competencia mediante el radical recurso de, o bien arruinar, o bien comprar a los pequeños comercios y a las pequeñas empresas familiares que les hacían esa competencia. Ahora ya se compran entre ellas para tener aún menos competencia y poder actuar con total impunidad y a su antojo en precios, condiciones, imposiciones, beneficios, etc. y las cifras son mareantes, véase el caso de Elon Musk con Twiter, nada menos que 45 mil millones de dólares. Con ese poder económico es obvio que ese hombre es más poderoso que la mayoría de jefes de estado y de gobierno de medio mundo.

corporaciones

Y nos preguntaremos qué tiene eso que ver con la destrucción del Planeta y la contaminación del aire, del agua y la extinción de especies. Pues es tan sencillo como que esas empresas, al igual que muchas fábricas, funcionan de manera prácticamente autómata, no hay un “jefe” que se plantee reducir su crecimiento y así minorar los daños al medio natural que permitió la aparición y desarrollo de la especie humana entre otros muchos mamíferos y demás especies. Están constituidas por una serie de departamentos independientes que, en su conjunto, conforman lo que se denomina “corporación”,  que deben presentar “resultados” al final de cada ejercicio y un crecimiento en su actividad, en su facturación y en sus beneficios. Para ello no les importa arrasar con lo que sea necesario y, para cada tipo de problema tienen buenos especialistas en su solución, sea abrir una mina a cielo abierto, aumentar cotas de pesca, producir ganado en grandes cantidades, transformar selvas en monocultivos, comprar un gobierno, dar un golpe de estado, etc.

bases de EEUU

Y su codicia e intereses, amparados militarmente por el imperio del que proceden y acumula la mayor cantidad de armamento del mundo, no solo está destruyendo el Planeta y la vida, también ocasiona guerras, invasiones, golpes de estado, una violencia que solo el ansia de ganar cada vez más dinero es capaz de generar. Las guerras no visan “proteger” a poblaciones o “llevar la democracia” como el imperio lleva años predicando cada vez que financia golpes de estado en Sudamérica, invade países, asesina presidentes elegidos democráticamente, mata a candidatos que no les interesa, etc. Nunca dicen que sus invasiones son para robar los recursos de otros países, eliminar políticas económicas que les perjudican o remover gobiernos que no se doblegan a sus imposiciones, no. Ellos solo lo hacen para “llevar la democracia, la libertad y los derechos humanos” a esos países.

Sus “motivaciones” siempre dicen que son “nobles”, como dijimos, “llevar la democracia”, “acabar con el burka de las mujeres” (que ya hemos visto como acabó el asunto), combatir el “terrorismo” islamista o derrocar “dictadores sangrientos que no respeten los derechos humanos”. Y que eso lo consiga difundir precisamente quienes más atacan los derechos humanos, quienes más promueven el terrorismo, las invasiones, las guerras, los asesinatos de estado, los crímenes de lesa humanidad, solo es posible con la publicidad masiva que difunden en todos los medios de comunicación que, o son propiedad suya, o financiados por ellos. Israel invadió todo el territorio palestino en contra de las resoluciones de la ONU, está asesinando a un periodista por día, encarcelando niños, etc y nadie le aplica sanciones.

Por desgracia, una inmensa mayoría de ciudadanos caen en el engaño y se lo creen, asumen la mentira masiva y los engaños que nos imponen. Vean el caso de Ucrania, se diría que Rusia es el demonio y Ucrania los angelitos del cielo. El exceso de propaganda, su evidente tendencia a favor de una de las partes, su machacona insistencia, su reiteración, su exageración, etc. no deberían engañar a nadie, sin embargo y por muy obvio que le parezca a mucha gente, consiguen engañar a la mayoría de los ciudadanos. Ellos que llevan décadas invadiendo países, ocasionando cientos de miles de muertos, refugiados, hambrunas, guerras, etc. Consiguen que las masas olviden los miles de refugiados que siguen muriendo en el Mediterráneo y en el Atlántico como consecuencia de las “intervenciones” del imperio capitalista y pareciera que solo existen los refugiados de Ucrania.

Olvidan que, con esas imágenes y casos lacrimosos que presentan a diario en los medios y dicen sufrir los ucranianos, en realidad lo que están mostrando son los crueles resultados de tantas guerras y ocupaciones que lleva practicando el imperio americano dese la segunda guerra mundial e incluso desde antes ya que, no lo olvidemos, arrebató la mitad del territorio a México.

Imaginense por un momento que se elimine la variable “beneficios” de todas las empresas de servicios públicos que fueron privatizadas, vean la imagen que muestra las causas de la inflación: ésta comenzó mucho antes de la guerra, cuando los empresarios se percataron de que la gente estaba deseosa de gastar el dinero que no pudieron gastar durante el confinamiento y enseguida decidieron que era el momento de aprovechar la ocasión y aumentar los beneficios derivados de ese incremento de compras. Ahora un clásico: ENDESA (fundada por Franco en el año 1944 y que fue  “regalada”al capital extranjero por la cuadrilla de ladrones que sustituyó al dictador al frente de España), los beneficios de todas las eléctricas serían 11.000 millones de euros anuales (lo mismo que se gasta en pensiones), lo que daría para sueldos más que decentes y electricidad casi regalada, de hecho, cuando era pública, un trabajador siempre era fijo, su sueldo le sobraba para mantener a su familia, la electricidad era barata y el Estado se financiaba con los beneficios de sus empresas ya que prácticamente no había impuestos.

Y que no nos vengan con la mentira, contada por Felipe y Aznar en su día para engañarnos y venderla junto con otras como Telefónica, Tabacalera, Campsa, Repsol, Iberia y un ciento más (negocio del que ellos se beneficiaron, y mucho, como es del conocimiento púbico), de que ahora “hay competencia” y bajarán los precios, Ya hemos visto que entre ellas no se pelean, las eléctricas formaron un oligopolio y un acuerdo para ganar ellas a costa nuestra.

El único sostén para un régimen que perjudica a la gran mayoría de ciudadanos y que incluso consigue que casi la mitad de ellos lo apoyen con sus votos, es el engaño, la publicidad masiva, la fuerza del dinero. Vean:

– Hacen creer que es el mejor sistema cuando es el peor.

– Es un sistema que solo beneficia a unos pocos en perjuicio de la mayoría.

– Es un sistema que crea desigualdades porque concentra la riqueza en manos de unos pocos.

– Es un sistema que compra y, por tanto, destruye las democracias.

– Es un sistema que califica de totalitarios a los gobiernos que no les permiten comprarlos.

– Es un sistema que se beneficia de automatismos y robótica, mientras a los obreros los envía al paro.

– Es un sistema que crea paro y carga a la sociedad con ese problema.

– Es un sistema que se niega a cotizar por los empleos (y parados) que genera la robotica.

– Es un sistema que predica el crecimiento ilimitado sabiendo que ultrapasa los limites del Planeta.

– Es un sistema que derrocha en unos países a costa de robar recursos de otros.

– Es un sistema que incentiva un consumo insostenible para ganar dinero.

– Es un sistema que soborna gobiernos para conseguir la privatización de servicios públicos.

– Es un sistema que encarece y degrada los servicios públicos, y el empleo, para aumentar el lucro.

– Es un sistema que incentiva un crecimiento de la población mundial que es insostenible.

– Es un sistema que busca la proliferación de humanos para tener más consumidores o esclavos.

– Es un sistema para el cual lo natural no genera beneficios, prefieren cambiarlo por monocultivos.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.