Skip to main content

Un País de tercera.

Posted in

15-07-2011 - (Gallego) Se supone que la administración tiene la responsabilidad de velar por el buen funcionamiento del País y porque se cumplan las normas establecidas al objeto de preservar dicho buen funcionamiento, así como los derechos que protegen.

Se comprende que algunos asuntos se le pasen desapercibidos debido a lo amplio de sus atribuciones. En tales casos lo normal es que el ciudadano, que advierte alguna mal función en un asunto público, informe del mismo al órgano correspondiente y se espera que la administración se siga ocupando del asunto hasta resolverlo.

Eso sería lo lógico, como veremos casi nunca es así y en ciertos casos nos encontramos con que la administración, lejos de ocuparse de ciertos asuntos, parece más proclive a ignorarlos, dándose la circunstancia de que el ciudadano, que se preocupa por una irregularidad puntual, no solo se encuentra con el descaso de la administración sino que se ve obligado, en ciertos casos, a pleitear con la misma al objeto de que cumpla con sus obligaciones.

Claro que este descaso solo se produce con algunos asuntos. En otros, la administración es más que diligente en actuar de oficio, sobre todo cuando se trata de asuntos fiscales (solo para trabajadores) policiales o que en general traten sobre el control del sistema sobre el ciudadano.

El déficit democrático en España se pone de manifiesto también en este tipo de cosas. Somos lo bastante desarrollados, en relación con el tercer mundo, como para estar controlados hasta la intimidad, por el aparato del Estado, pero no lo suficiente como para que nuestros derechos estén protegidos tal como lo están en países de nuestro entorno, esos si, democráticamente avanzados.

Por ejemplo:

Conselleria de Medio ambiente y de Medio Rural.- Los POC (Plan de Ordenamiento Cinegético) son estudios que deben presentar los cotos o tecores, con los censos de animales existentes en su territorio, para evaluar si se puede, o no, cazar, en función de la cantidad de fauna existente. Algo en principio útil y necesario para controlar el número de animales y evitar la sobreexplotación, ellos son la base para permitir la caza en un tecor, o los campeonatos de zorro, o las batidas. Todo funciona en base a esos datos que incluso se argumentan, por parte de la FGC, para justificar la caza del  zorro “poder alcanzar los cupos establecidos en los POC” dicen. Deberían costar una significativa suma de dinero, si bien hechos, y contribuir a mantener un mínimo de animales en el monte.
Ni cuestan caros ni valen para nada. Hace años hemos demostrado que se hacen en serie, por parte de algún tipo de empresas dedicadas al asunto, que se inventan los estudios de campo, que se falsean y que se inventan datos que en absoluto se corresponden con la realidad. Los hemos contrastado con estudios propios, hemos demostrado que están inflados los censos en hasta 10 veces la realidad, que están copiados unos de otros, que contienen incluso las mismas faltas de ortografía y de redacción, etc. Lo hemos denunciado a la Conselleria de Medio Ambiente de la época y no nos han hecho ni caso lo que, en nuestra opinión, demuestra que en la conselleria correspondiente saben perfectamente lo que está pasando, pero no quieren “meter mano” en el asunto ya que, de otra manera, había tecores cerrados. Unos por falta de animales, otros por falsear los POC y otros por ambos motivos.

Ministerio de Fomento.-La foto al lado corresponde a la autovía AG-53 terminada hace ya 3 años y en la que se debería haber plantado vegetación al objeto de reducir su tremendo impacto visual y paisajístico. Como se puede ver, el impacto visual de la misma es mayor aún que el día en que se terminó. Y no solo visual y paisajístico, sino que hoy en día sus márgenes constituyen un evidente riesgo de incendio por causa de la vegetación seca. Ello es debido a que la administración, para cumplir la normativa y cubrir el expediente, permite que las constructoras siembren un extraño tipo de “hierbajo” que nace en cualquier época, se pone verde durante un par de meses y luego seca dejando ese desolador paisaje y esa capa de vegetación propicia al fuego. Además la masiva aplicación de herbicidas, para ahorrar costes en la conservación, contribuyen a que se mantenga indefinidamente el impacto visual y el riesgo de incendio. Pues bien, nos preguntamos donde están los órganos de la administración responsables por controlar este tipo de asuntos que nos hemos cansado de denunciar.

 

Conselleria de Medio Ambiente.-En esta misma autovía habíamos denunciado que, la constructora San José, estaba demoliendo una montaña entera en Casardomato para sacar tierra gratis con la cual elevar un terraplén que permitiera pasar la autovía por encima de Santa Cruz de Arrabaldo. Se producía un tremendo impacto visual, se actuaba en una zona que no estaba afectada por el trazado de la autovía y se trataba de una cantera a cielo abierto donde se retiraba tierra gratis. Todo para ahorrar lo que costaría hacer un puente sobre Santa Cruz. Se envió la denuncia, junto con fotos, a la delegación de Medio ambiente y ni nos contestaron, ni tomaron medida alguna y la montaña sigue mostrando este tremendo aspecto, desprovista de la capa vegetal que la cubría y que ahora es arrasado por la erosión cada vez que llueve.

Ministerio de Fomento.- Otro del mismo estilo. En la A-55 entre A Cañiza y Vigo se aplica herbicida con una máquina que, junto con el correspondiente depósito, es remolcada por una furgoneta y, sin detenerse, va soltando chorros de herbicida indiscriminadamente. El resultado es que queman el seto de la mediana que debería impedir los deslumbramientos. Avisamos a la dirección de carreteras de Pontevedra y nos contestaron que para efectos legales había que presentar un escrito. Les argumentamos que solo pretendíamos que hicieran su trabajo de fiscalizar e impedir que siguiera tal practica. Días después nos respondieron que “habían hablado con la adjudicataria del servicio” y les habían dicho que eran plantas que no habían prendido y alguna que puntualmente había sido afectada por el herbicida. En otras palabras, ni siquiera se habían dado el trabajo de verificar nuestra denuncia, se conformaron con la “explicación” de los autores del desaguisado, cuando nosotros sabemos con toda certeza, y lo hemos comprobado en diversas ocasiones, que se trata de toda la extensión de la autovía, en dicho tramo, que fue tratada de manera irresponsable y negligente, con herbicida, por dicha empresa. Lo grave es que los responsables de la administración ni se tomaron la molestia de acercarse al lugar para verificar la precisión de la denuncia y el alcance y naturaleza de los daños. Por pura desidia dieron por buena la mentira de la empresa adjudicataria.

Conselleria de Cultura.- Llevamos semanas esperando que alguien de patrimonio venga para inventariar y catalogar un conjunto de petroglifos existentes en los alrededores de la zona y donde ya fueron catalogados otros durante la construcción del gasoducto. Con consternación hemos comprobado que ya hubo otros casos, incluso de dólmenes y petroglifos, que, avisado al órgano correspondiente, no han mostrado el mínimo interés por realizar la labor fundamento de su existencia, ni velar por el patrimonio del cual deberían cuidar. Y nos somos los únicos en quejarnos.

Eso si, diligentes para elevar la caza a la "categoría" de deporte y otorgarle jugosas subvenciones si que han sido. Ahora podemos asistir al "edificante" espectáculo de ver orondos y rubicundos cazadores, campeones en beber licor café y fumar "ducados", recogiendo premios al deporte "de élite", junto a esforzados atletas y a disciplinados deportistas.

Conselleria de Medio Rural.- Denuncias de violaciones de la ley de caza e invasión de refugios de fauna en esta zona hemos realizado docenas, hubo numerosos incidentes con amenazas y agresiones de cazadores que no se conforman con tener que respetar la norma y que están acostumbrados a que el monte sea su propiedad, donde imponen, por la fuerza y por las armas, sus condiciones y donde nunca hay vigilancia. A pesar de ello, nunca hemos conseguido que la Conselleria de Medio Rural enviara, ni siquiera un día, a un guardia forestal que vigilara el problema y si lo han mandado no ha venido. No es de extrañar que los cazadores hagan en el monte lo que les da la gana, porque, si aquí nunca viene nadie a pesar de los múltiples incidentes, mucho menos temerán control alguno donde no hay denuncias ni incidentes.
Lo peor de todo es que la misma administración que se muestra omisa en defender los derechos del propietario de fincas segregadas, permite a los tecores incluir las fincas de los vecinos en el tecor sin contar con la autorización del propietario y si luego el dueño desea retirar sus fincas de ese tecor, tendrá por delante años de gestiones. Eso para luego verificar lo dicho, que sus derechos son atropellados y sus fincas invadidas impunemente por los cazadores con el silencio cómplice y la omisión dolosa de la administración correspondiente.

Conselleria de Medio Ambiente y  Territorio.- Finalmente y para no extendernos más, citaremos el curioso caso de la Axencia para legalidad urbanística a la que hemos llamado en diversas ocasiones para denunciar atropellos urbanísticos que nos habían comunicado algunos vecinos de diversos lugares. Nos ha obligado a personarnos en sus oficinas, presentar documentación personal que nos identifique y rellenar un formulario. Dicen que para evitar denuncias por venganza. Pero, con este sistema, están obligando a los vecinos a ponerse en evidencia ante poderosos personajes, ante algunos alcaldes que están en connivencia con algunas de esas actuaciones y a que hagan el trabajo para el cual cobra y tiene vigilantes dicha agencia. Sus peregrinos argumentos para que los denunciantes rellenen un impreso y se identifiquen, solo contribuyen a la impunidad de los infractores que actúan a sabiendas del miedo de los vecinos a ponerse en evidencia, ante ellos y ante el alcalde cómplice, si denuncian el atropello. Consideramos que dicha agencia debería comprobar todas las denuncias, ya que se supone que para eso están y para eso tienen gente dedicada a tal labor. Ello les ayudaría  mucho en su trabajo y evitaría muchas infracciones. Sea la denuncia por venganza o por lo que sea, de eso viven los policías, de los confidentes. Si luego verifican que la obra es legal pues nada se ha perdido.

No entraremos en toda la normativa que prohíbe la tala indiscriminada de árboles autóctonas, la limpieza de montes, el maltrato animal, etc. y que nadie respeta ni nadie hace respetar, los acabados de casas del rural en bloque de hormigón, ladrillo, tejados de aluminio, etc. que están prohibidos por ley y que constituyen uno de los más destacados caracteres del feísmo rural gallego que desvaloriza las aldeas, los inmuebles y el rural en general.

Todo una orgía de leyes que nadie cumple, ni hace cumplir, porque al parecer no reportan beneficios inmediatos y ninguno de los (i)rresponsables que gobiernan se para a pensar en el enorme perjuicio patrimonial, e incluso material, que representan para el medio ambiente, el territorio, la conservación del medio y la diversidad biológica. No lo piensan o no les importa.

Así se explica que incluso desparezcan valiosos códices de catedrales como la de Santiago.