Skip to main content

Sogama II - Basura de las ciudades para envenenar el rural.

Posted in

07-12-2011 - (Gallego) Destapada la “sorpresa” de la instalación de una nueva Sogama, que hasta hoy permanecía en el misterio por razones electorales, comienza el “baile” de intoxicaciones donde cada cual defiende “lo suyo”.

Ya están los políticos creando división entre que si pachistas o no, que si PP que si Carballeda, que si los puestos de trabajo que si los beneficios, que si a ver que dan a cambio.

Los ciudadanos deberíamos rechazar la utilización que, quienes viven de la política, hacen de los vecinos - con el objeto de defender “lo suyo” y perjudicar al contrincante - y ser conscientes de que tan nocivo era el proyecto de Carballeda de Avia como ahora lo es el de O Irixo. En ambos casos la basura de otros la va a soportar quienes no la han generado, y los vecinos de las grandes ciudades, que nos mandan sus excrementos, no la quieren allí ni por puestos de trabajo ni por nada del mundo. Por algo será.

O Irixo tiene paisajes exuberantes, tierras casi vírgenes, pueblos de postal, casas señoriales que llaman la atención del que por allí pasa. Todo eso es una riqueza para el futuro, cuando la gente, que ya empieza a buscar lugares con entornos  rurales bien conservados y casas de piedra antiguas y sólidas, descubra esta comarca y la revitalice, comprando casas y fijando allí sus residencias, ya que la distancia a las ciudades es mínima por medio de la autovía.

Que la rapidez de comunicaciones traiga riqueza, prosperidad y nuevos vecinos para O Irixo y no la basura de las grandes ciudades.

La basura debe ser reciclada en los lugares donde se produce, no endiñársela a otros, y mucho menos destruir comarcas emblemáticas - gracias precisamente a que estuvieron olvidadas - para arrasar su futuro que es precisamente su conservación y su medio ambiente preservado.

De lo que representa el proyecto que le quieren endosar a O Irixo y comarca, dan buena fe las imágenes que acompañan a este artículo, pertenecientes a Sogama I. Vds. dirán si vale la pena.

Pero hay más.

En una nueva muestra del uso fraudulento que los políticos hacen del mandato popular, la noticia que acabamos de recibir representa un nuevo atentado de su actuación en sentido totalmente opuesto a los intereses y deseos de los ciudadanos que les votamos.

Tan conscientes son de la traición, que han mantenido oculta la ubicación del nuevo Cerceda, o lo que es lo mismo, del nuevo almacén de millones de toneladas de basura procedentes de las grandes ciudades de Galicia, hasta que pasaron las elecciones, conscientes son de que iban actuar contra sus votantes y contra toda la población de la comarca.

Protegiendo sus intereses mezquinos y en defensa de viles objetivos económicos, descartan instalarlo en las grandes ciudades, que son las que producen la basura – pero donde la gente está más concienciada, más informada y es mas belicosa en la lucha contra cierto tipo de venenos, como ya lo demostraron - así que procuran lugares recónditos, con poblaciones sumisas y poco informadas, que solo ven los espejismos de los envenenados puestos de trabajo que les prometen, aunque luego no lo cumplan, para allí instalar las actividades que nadie quiere en su vecindad.

No se importan en destruir esos lugares todavía bien conservados y con un medio natural en relativo buen estado, debido precisamente a su olvido por parte de los poderes públicos durante décadas, para ahora llevar allí sus actividades nocivas, confiando en la sumisión, la falta de información y el escaso espíritu combativo de los ancianos que allí quedan.

Suelen se lugares como O Irixo, donde lo adecuado sería instalar un parque natural para proteger esa naturaleza que aún se mantiene relativamente sana, para futuras generaciones, para que su riqueza creciera en base a zonas residenciales con alta calidad de vida, donde los habitantes que huyen de las grandes ciudades restauraran los antiguos pueblos y crearan una comarca con residencias de calidad y con alto padrón de vida en esa saludable zona.

Todo esto no dudan en destruirlo para allí poner lo que, los mismos que generan la basura, no quieren en sus lugares de residencia, a pesar de que ya se encuentran altamente deteriorados y contaminados.

Nadie duda ya de que la basura debe ser tratada de la forma más diseminada posible, en pequeños centros de tratamiento donde sea seleccionada y reciclada próximo al lugar donde se genera, nunca en grandes plantas que acaban saturadas por la imposibilidad de reciclar tantos residuos y que finalmente degenera, igual que en Cerceda, en enormes montañas de la basura que son incapaces de reciclar, contaminado el aire y las aguas que los rodean.

Porque, al final, los "puestos de trabajo" envenenados que ofrecen, son solo la disculpa para enterrar allí esas inmensas montañas de basura imposibles de reciclar.

Buscaban un lugar con buenos medios de comunicación porque, no lo olvidemos, es imprescindible crear todo una logística para transportar millones de toneladas de basura por tren desde el lugar donde se genera hasta el lugar donde se almacena, con un inmenso derroche de energía en el transporte, lo contaminante del sistema y lo injusto de que unos soporten la basura de otros.

No parece que sea legítimo un gobierno que premeditadamente planee engañar a los votantes, y violar su soberanía, ocultándoles proyectos nocivos de forma intencional solo para ganar unas elecciones. En este caso, además, con el agravante de que el engaño incluso ya lo insinuaba el presidente de la Diputación de Ourense.

Considerar que, una vez electos, la legitimidad que se les dio para hacer lo que declararon les faculta también para llevar a cabo lo que intencionalmente nos ocultaban, porque sabían que sería rechazado ya que atenta contra los intereses de los ciudadanos, pensamos que significa renunciar a la legitimidad de sus cargos.

A menos que se organice un referéndum, y los vecinos, por mayoría, aprueben este atentado contra el territorio, el medio ambiente, la calidad del aire y de las aguas,  decidiendo renunciar a su salud para ser envenenados con los residuos que otros han generado, pensamos que la legitimidad de este gobierno estaría en serio entredicho.

Como además la contaminación no entiende de municipios ni de fronteras, habría que preguntar a muchos otros que también resultarán envenenados por las actividades de este macro basurero, tanto por el aire que nos llegará, como por las aguas que nos envenenarán. Léase O Carballiño, Lalín, y toda la comarca que abarca hasta más de 30 kilómetros a la redonda.

Vergonzoso el servilismo incondicional de alcaldes y acólitos, incapaces de defender los intereses y la salud de sus vecinos, frente al aparato de sus partidos respectivos.

Tanto los unos como los otros. Como dice César Millán: “Las personas son los únicos animales que eligen líderes mentirosos”.