Skip to main content

Caza - Perros de caza atacan ovejas.

Posted in

31-01-2012 - (Gallego) Ha vuelto a pasar, en el mismo lugar y con el mismo motivo, es decir, durante una batida de jabalíes, aunque hay polémica con otro cazador que estaba en la zona. Pero el caso es que, el perjudicado es, una vez más, quien nada tiene que ver con esta diversión de matar animales. (VÍDEO)

Dicen los responsables de la batida que los perros se escaparon, y los andaban buscando. También está por en medio otro cazador que sacó sus perros al monte, fuera de temporada e infringiendo la ley de caza, y podrían haber participado también en el ataque, no se sabe aún con certeza.

El caso es que uno, o varios, de los perros que estaban fuera de control (de hecho, al menos dos, de los que estaban perdidos por la zona, los hemos visto nosotros), entraron de nuevo en la finca donde hace unos diez días ya habían matado a cuatro corderos y a cuatro ovejas, y mataron otro cordero, destrozándole, además, la mandíbula inferior a otra oveja.

A ésta oveja hubo que sacrificarla. De hecho, en el día del ataque, que era sábado, estuvimos pendientes de que llegara a su casa, por la noche,  el veterinario, al que tuvimos que molestar un día sin actividad y en su tiempo de descanso, para que viniera practicar al eutanasia a este pobre animal y que dejara de sufrir de una vez por todas.

Estamos intentando que se resuelva de forma amistosa y rápida, tanto el problema de éste día, como el de las otras dos veces que aconteció lo mismo en el último mes.

Creemos que quienes aquí cazan, utilizan fincas de los vecinos y se llevan como trofeo a los animales que son alimentados durante todo el año con el esfuerzo de los labradores y ganaderos de la zona, lo mínimo que deben hacer, cuando ocurre un suceso de este tipo, es contribuir entre todos para resarcir los daños "colaterales" que  acaba causando su actividad.

La otra opción es recurrir a los tribunales y gastar ese mismo dinero, o más, en abogados, tasas  judiciales, multas, etc. Lo más sensato, y útil, parece que es llegar a un acuerdo, resolver este asunto de forma amistosa, aportando todos una parte de los daños y evitar gastos y perdidas de tiempo inútiles.

Avisados ya están de que "más vale un mal arreglo, que un buen pleito" Ahora ellos deciden.

Lo cierto es que, al menos por esta vez, no le podrán echar la culpa al lobo.