Skip to main content

Peligro de tiros e incendio en el monte el 31 de julio.

Posted in

31-07-2011 - (Gallego) (enlace vídeo).

Ni siquiera está autorizado el entrenamiento de perros de caza, ya que dicha actividad se autoriza a partir del día 01 de septiembre, sin embargo hoy, 31 de julio, domingo, en pleno verano, con el campo transformado en un auténtico polvorín tras meses de sequía, ya ésta tropa se dedicaba a dar tiros en el monte, circular con coches por prados totalmente secos con grave riesgo de incendio, sacrificar a sus perros un día que la temperatura en Ourense rondaba los 35 grados a la sombra y poner en riesgo a la gente que pasaba el fin de semana en el campo.

Como tampoco ha comenzado aún la temporada de caza, ni mayor ni menor, suponemos que se trataba de una batida autorizada contra el jabalí a causa de supuestos daños.

Como la zona donde se realizaba dicha batida tampoco está incluida en los ayuntamientos que al parecer están plagados de jabalíes y en consecuencia se autorizan las batidas sin comprobar dichos daños, suponemos, o al menos así lo determina la ley,  que debería haber sido imperativo para realizar esta batida, que los daños fueran comprobados por algún agente forestal y comunicados a la delegación de Medio Rural de Ourense, como paso imprescindible y necesario para autorizar dicha batida.

Es decir, que los daños que justificaran la batida deberían haber sido fehacientemente comprobados por la administración y sus agentes.

Pues bien, podemos asegurar, como residentes en el lugar, como vecinos y como testigos que transitamos a diario por las diversas zonas de la parroquia, que no existe un solo daño, ni un solo indicio del mismo, en ningún lugar de esta parroquia. Razón por la cual podemos afirmar, con total rotundidad, que no existe ni existió daño alguno que pudiera ser certificado por ningún agente y que sirviera de base legal para autorizar esta batida.

Debemos concluir pues que, o bien no se realizó la debida comprobación de daños previa a la autorización de la batida, o bien alguien mintió, si dijo que había visto dichos daños.

Complementariamente a estos graves hechos, que podrían constituir un delito de prevaricación, debemos llamar la atención para la auténtica irresponsabilidad que significa que la Delegación de Medio Rural de Ourense haya autorizado una batida este día, con elevadas temperaturas, con el monte totalmente seco tras meses sin lluvias y con el entorno convertido en un verdadero polvorín donde un incendio pudo originarse tanto a causa de los vehículos que circularon por el monte y por los parados, a causa de un disparo o por culpa de una colilla abandonada por alguno de éstos magníficos comedores, bebedores y fumadores que son los deportistas de la escopeta.

Irresponsabilidad también, y falta de respeto, hacia los demás pacíficos ciudadanos, el autorizar esta batida en pleno domingo de julio cuando familias enteras aprovechan las vacaciones para visitar el pueblo.

Del sacrificio que estos matarifes han exigido a sus perros en un día totalmente inadecuado para sacarlos al monte, con temperaturas extremas y someterlos a un brutal ejercicio con calor sofocante, ya nada más tenemos que añadir, con excepción del hecho de que tales “deportistas” se han movido durante toda la mañana cómodamente en sus coches.

Ni deportistas, ni cazadores ni considerados con sus animales. Quien usa el coche para matar animales, seguir a los perros, transportar la escopeta, atajar a la pieza y actuar de tal guisa, es un escopetero. De libro.