Skip to main content

Punxin (II) - Aún se puede hacer peor.

Posted in

21-08-2011 - (Gallego) Al final, y muy a nuestro pesar, tendremos que reconocer que, de nuevo, vamos a sufrir un alcalde de los que ya creíamos extinguidos tras causar verdaderas infamias en el rural gallego. El anacrónico edil que valora el cemento, el asfalto y el plástico en perjuicio de la vegetación, la hierba y los árboles.

No parece muy sensato que este señor se empeñe en trasladar a todos los vecinos y al ayuntamiento, en pleno siglo XXI, sus arcaicas manías personales e ideas tan anticuadas como las que han convertido a Galicia en el símbolo del desarrollismo paleto de asfaltar todo tipo de pistas, caminos y "corredoiras”, en una desenfrenada fiebre de confundir progreso con destrucción del medio natural.

Nuestro recién estrenado edil muestra una desorbitada afición a cubrir con hormigón los caminos, según ya manifestó durante la campaña, y a cortar todo tipo de vegetación dejando, en cambio, por todos lados, los restos de la verdadera basura, es decir, botellas de plástico, cristales, briks, etc. así como plásticos de los que “adornan” numerosas fincas, y que él mismo asegura utilizar en las suyas, pero que el viento acaba transportando al medio natural y a los caminos.

Como colofón a este desmedido afán por eliminar lo que él considera, al igual que se hacía hace más de 50 años, “invasión” de la vegetación y que hoy en día es el verdor, la sombra de las ramas y el paseo apacible entre la naturaleza, ahora ha ordenado la tala y poda de todas las ramas de los robles que, según el criterio del peón de turno y sin atenerse a ningún tipo de normativa, considere oportuno.

 

 

podas 15

No tuvieron, en cambio, la cautela de cortar las ramas destrozadas cuando, hace unos días,utilizaron la desbrozadora-tractor como "herramienta" improvisada para podar.

De esa manera estamos observando como se podan en pleno verano, - cuando los árboles corren el riesgo de secar o morir ya que las podas deben realizarse en invierno cuando el vegetal descansa -  a una altura mucho más allá de lo necesario o en árboles que incluso están lejos de la carretera, ramas con décadas de antigüedad y que hasta la fecha nunca molestaron ni constituyeron peligro alguno para la circulación.

 

Los restos de las podas y de las talas se abandonan en las fincas de los vecinos. De manera que éstas árboles frondosas, que proporcionan sobra al camino evitando al mismo tiempo que crezca la maleza, que son un eficaz escudo contra los incendios y que forman suelo fértil, acaban tirados al lado del camino, o en las fincas, donde pasan a ser un peligroso combustible ante cualqueir incendio.

 

 

A falta de supervisión vemos como el peón “responsable”, en su afán de agradar al regidor y llevado por sus mismos anacrónicos gustos, aparentemente con la sola intención de intervenir de forma abusiva en la propiedad ajena y mostrar su “autoridad”, le lleva a talar ramas que, debido a su considerable calibre, demuestran que llevan mucho tiempo en el lugar sin estorbar y otras que se hallan a una altura, o con una orientación, donde es imposible que constituyan obstáculo o molestia para la circulación. A las imágenes nos remitimos.

 

Y lo que es más grave, todo ello sin que medie notificación previa a los propietarios informándoles de la normativa que sería de aplicación y sin haberlos requerido  para que ellos mismos, y en la época adecuada, procedan a podar lo que esté fuera de norma.

 

Sin cumplir con estos requisitos mínimos y, como decimos, cuando cualquier poda perjudica notablemente al árbol como el sr. alcalde como buen campesino debería saber, se envía a unos trabajadores a que actúen sin permiso, intempestivamente y por las bravas en las propiedades ajenas, en una muestra de atrevimiento que podría incluso ocasionar serios conflictos entre trabajadores y propietarios.
Ya hemos remitido un escrito al sr. Alcalde solicitando que se replantee sus actuaciones.

 

 

Todas las fotos se pueden aumentar pinchando en ellas. También hemos oclocado un vehículo para apreciar la altura de las podas: