Skip to main content

Incompetencia o temeridad

Posted in

05-01-2010 - (Gallego) Ahora resulta que los desprendimientos en las laderas de autovías y autopista también tienen algo que ver con la falta de vegetación en dichas laderas, lo que impide el asentamiento del terreno, facilitando los corrimientos de tierras.

Gran descubrimiento realizado en nuestro País, cuando el mundo entero ya sabe que la ausencia de vegetación o su eliminación no solo causan desprendimientos de tierras sino que también facilitan la erosión.

No estamos ante un caso aislado de desprendimientos, en este caso de la Autovía Ourense Santiago (AG-53), sino que la historia se repite en otras muchas autovías y autopistas de reciente construcción y por los mismos motivos, deficiencias en la construcción y la presencia de enormes terraplenes. Así como la ausencia total de túneles y viaductos que permeabilicen dichas vías facilitando el paso de las personas, de la fauna y evidentemente del agua que por ellas desciende.

Entre Santa Cruz y el viaducto de O Viñao, en Punxín, hay más de 5 quilómetros de ladera durante los cuales se ha taponado completamente los cauces naturales para escurrimiento del agua que baja de esa ladera de la sierra. Dejaron unos escasos tubos por debajo de la autovía.

Esta es una relación somera de los últimos corrimientos de laderas sobre autovías y autopistas. Algunas de ellas, como la de Madrid Coruña, donde, después de un año, aún siguen los trabajos de contención, mientras el trafico es desviado por la antigua N VI que aguanta el transito que la flamante autovía no puede atender a causa de sus defectos congénitos.

En el enlace Maside Carballiño, 5 km. 36 millones de euros y recien inaugurado.

En la AG-55 (Coruña Carballo). Siguen los trabajos de desescombro.

En el Corredor Lalín-Monfote

En la A-6, en Trabadelo – llevan mas de 1 año. La vieja N VI aguanta el tráfico.

En la AP-66, Asturias León en 2006.

En la A-8, Bilbao San Sebastián, coches sepultados sin heridos, en 2005

En la A-7, Granada Almería, el día de la inauguración a cargo de Magdalena Álvarez. Inauguró lo que sobró.

En la A-3, Madrid Valencia,  murió un obrero.

En la A-52, en A Gudiña

Muchas de estas laderas, como la que aparece en la foto de la derecha y que fué denunciado en su día ante la Consellería de Medio Ambiente, fueron creadas únicamente para retirar tierra con la cual rellenar vaguadas. 

 En este articulo hacíamos referencia al problema de la falta de vegetación en dichas vías de circulación.

Cuando la obra termina podemos asistir a un floreciente manto verde que cubre las laderas creadas durante la ejecución de la obra.

No obstante tal “verdor” no se trata más que de un tipo de hierba exótico destinado a mejorar la estética de la obra recién terminada y engatusar a los que la contemplan.

Dicha hierba no se regenera, seca a los pocos meses e impide el crecimiento de la hierba autóctona. Por supuesto carece de cualquier tipo de calidad que impida los corrimientos de tierras o el asentamiento y la seguridad de las laderas.

También es un solución peligrosa debido a que las características que citábamos de dicha hierba, - que crece rápido, en cualquier época, alcanza un razonable tamaño y cuando seca no se regenera ni permite el crecimiento de la hierba autóctona - acaba resultando en un grave riesgo de incendio ya que, como se puede apreciar en dichas laderas, al secar esa hierba, quedan cubiertas por una capa de paja seca altamente inflamable.

Existen diversos informes sobre el problema añadido de este tipos de soluciones baratas y nocivas para la flora local ya que se trata en muchos casos de hierbas o plantas oriundas de otras latitudes que en demasiadas ocasiones han sido utilizadas como solución al acabado de las autovías y autopistas y poco tiempo después se han transformado en una verdadera plaga en nuestro medio ambiente invadiendo especies naturales y diezmando la flora local.

Citamos algunos enlaces que denuncian el problema así como un estudio amplio donde aparecen hasta 75 tipos de plantas invasoras, que hoy en día proliferan en nuestro País, sin que las autoridades tomen medida alguna para controlar su proliferación y los daños que ocasionan.

Denuncia de Invasión de “hierba de la pampa” en la A-6 por parte del "Instituto de Biodiversidade Agraria e Desenvolvemento Rural" (Ibader)

“Estudio sobre las plantas invasoras en España” en el "Atlas y Libro Rojo de la Flora Vascular Amenazada de España" en la Web de Mº de Medio Ambiente.

Resumeindo, los problemas son reiterativos, conocidos de sobra por parte de las autoridades y responsables, hay experiencias anteriores en abundancia. Solo cabe preguntar las razones por las cuales se siguen permitiendo tales deficiencias, que solo benefician a los constructores de dichas obras, en perjuício de los intereses ciudadanos y la seguridad de los usuarios.