Skip to main content

Disculpas para matar

Posted in

01-01-2010 – (Gallego) Nos informan de que mañana, sábado, habrá una batida contra los jabalíes en nuestra parroquia.


La primera reacción es de sorpresa, ya que llevamos toda la temporada de caza soportando la invasión de los cazadores que, a falta de fauna en todo el Tecor 10.105 “San Trocado e Cidade”, vienen a esta zona, atraídos por los tres años en que no se pudo cazar debido a los incendios de 2006 y razonablemente suponen que es el único sitio donde se puede hallar algún animal al que darle un tiro. La afluencia masiva de estos “deportistas”, las últimas semanas, así lo confirma.


Nos sorprende también, porque hemos remitido escritos a la delegación (en la época) de la Consellería de Medio Ambiente, pidiéndoles que nos consultaran antes de autorizar una batida de este tipo, ya que tenemos numerosas propiedades que resultan afectadas y además constituyen “Refugios de Fauna” que son sistemáticamente ignorados por los participantes de tales batidas, así como por la falta de razones objetivas para realizarlas, cuando éstas son solicitadas. No nos consultaron, no comprobaron adecuadamente las razones presentadas por los solicitantees de la batida y si ésta fue autorizada, a nuestro juicio será sin justificación alguna.

Si se confirma el hecho, lamentaremos que no se tengan en cuenta nuestros escritos solicitando apenas lo que está previsto en la ley, que se cumpla la legalidad, que se respeten nuestros derechos y que se vigilen estas batidas para que no atenten contra el derecho de los demás. En definitiva, para evitar problemas que ellos son incapaces de controlar, como sería su obligación.

Recordamos que, como propietarios de los terrrenos afectados, nos hemos visto obligados a realizar numerosas gestiones para recuperar nuestro derecho a decidir sobre la utilización de los mismos respecto a la caza, como para que ahora y basados en unos inexistentes daños, los titulares del Tecor obtengan una autorización de batida que, como siempre, implicará la invasión de fincas segregadas, la violación de refugios de fauna y que la zona afectada resulte completamente arrasada por la intevención de los componentes de tales batidas, quienes vendrán a sumarse a la inmensa marea de cazadores que, como hemos dicho, a falta de animales en el resto del Tecor, este año han invadido, literalmente, esta parte del territorio que llevábamos años cuidando de furtivos y otros impresentables, para que los animales pudieran criar.

Un trabajo echado por tierra a causa de esta invasión durante la temporada de caza y al que ahora se le daría la puntilla con la autorización de batidas injustificadas, sin vigilancia y sin que se nos tome en cosideración.

Estos hechos, no obstante, nos reafirman en el convencimiento de que ahora, más que nunca, sería muy recomendable una verificaciçón de los POC de este Tecor, para comprobar la veracidad y la precisión de los datos que presentan sobre censos de fauna, antes de que se les autorice a continuar con la caza en un territorio que, por los hechos que hemos relatado, se halla exhausto y la fauna arrasada, lo que ocasiona que los cazadores acudan en masa a cualquier lugar donde se propague el rumor de que queda algún animal aún con vida.


La justificativa de los daños que presentan para solicitar las batidas no se sustenta, puesto que no hay fincas trabajadas en esta zona y lo único que podemos observar es que se ven “indicios” de que hay jabalíes, ya que, inevitablemente, dejan huellas de su presencia al remover la tierra en busca de comida. Estos indicios se hallan en caminos, donde comen las bellotas de los robles y en prados que no se cultivan. Luego, los hipotéticos “daños”, se limitan a los indicios de la existencia de jabalíes en la zona, no a que causen daños a la agricultura.


Basados en tales indicios, que no daños, pero que les permiten saber que hay posibilidades de matar algún animal, los cazadores solicitan una batida "por daños" y ésta es autorizada, supuestamente, tras la verificación, por parte de los guardias forestales, de tales daños.

Guardias forestales que también han autorizado la tala masiva de robles por parte del obispado y luego no se han preocupado, como tampoco lo hacen en el caso de las batidas, de estar presentes para que no se tale más de lo autorizado ni para de que se respeten los refugios de fauna, la ley de caza o las zonas de seguridad, durante las batidas, con el correspondiente perjuicio para la flora, para la fauna y para la seguridad de terceros.

La ley de caza preve que las batidas deben comunicarse al puesto de la Guardia Civil, lo que así se hace. Pero, de nada sirve tal providencia si, el SEPRONA, carece de medios personales o materiales necesarios para realizar la vigilancia a estas batidas y además, atender a otros numerosos asuntos.

Cualquier batida en esta zona debería ser exhaustivamente controlada, sea por la Guardia Civil, sea por guardias forestales. Los diversos incidentes ocasionados cuando se les ha sorprendido cazando en carreteras, invadiendo refugios de fauna o amenazando a transeúntes, así lo justifica. No obstante y a pesar de los continuos pedidos que hemos llevado a cabo para que se envíe vigilancia a las mismas, ésta nunca se realiza.

Creemos que la Delegación de Medio Rural, a la vista de los continuos y graves incidentes originados por la falta de respeto de los cazadores a la ley de caza y a la seguridad de los demás, debería, o bien vigilar estas batidas o, en el caso de que no dispongan de medios, abstenerse de autorizarlas. Parece lo más razonable.

Lo que no es de recibo es que hayamos sufrido y denunciado incontables irregularidades, debido a que procuramos que la ley de caza, al menos en nuestra vecindad, se cumpla, que los cazadores sigan intentando imponer su fuerza sobre lo que indica la ley, que se atrevan a derramar lágrimas de cocodrilo enviando escritos a la delegación del gobierno pidiendo también vigilancia, que sigan sucediendo incidentes en esta parte del tecor... y que nadie se ocupe de vigilar estas actividades según manda la ley, a pesar de los pedidos efectuados por parte de todos los implicados.


Así se ha creado la prepotencia que lleva a algunos cazadores a pensar que el monte les pertenece, a ignorar las normas porque saben que no hay quien los controle desde las insitituciones y a conseguir autorizaciones para batidas porque no se verifican los argumentos que esgrimen para solicitarlas. Esta falta de fiscalización por parte de los órganos competentes, también está facilitando la falsificación de datos en los Planes de Ordenamiento Cinegético, el inflado de censos para que no les paralicen la caza, o la violación sistemática de la ley correpondiente.

Ya hemos denunciado, con anterioridad, el inflado de datos en los censos de fauna de este Tecor, comprobado por un equipo de biólogos independientes, ya que, la realidad, obligaría a la Consellería correspondiente a suspender la caza en esta zona debido la escasez de animales. Pero, en la actualidad, la situación de la fauna en este tecor pensamos que debe ser extreadamente crítica. Los hechos relatados y la afluencia masiva de todos los socios del mismo a esta pequeña parte del territorio, donde aún quedaba algo que matar, así lo confirma.


Mañana, si esta batida se lleva a cabo, habrá una matanza de jabalíes, además de otros daños al territorio y a la propiedad ajena explicitamente excluída del TECOR, porque, algún  avispado matarife, habrá engañado a las autoridades correspondientes, para poder darle gusto al gatillo matando animales que no han ocasionado mal alguno. 


Así funciona la cosa, hay leyes que se hacen cumplir y otras que son papel mojado, lo cual es asunto para un artículo aparte, pero las deficiencias democráticas en nuestro País son ocasionadas, en la mayor parte de los casos, porque las instituciones no funcionan o lo hacen de manera torticera, parcial o discriminatoria, porque no se atiende siquiera a las denuncias que se presentan y porque la indolencia rige sobre el interés común.


Si esto funciona así en asuntos tan nimios (o no tanto) cuanto el que tratamos, podemos imaginar lo que acontece cuando se mueven grandes intereses, cuando los implicados son empresas poderosas o cuando la corrupción hace acto de presencia.

La realidad de esta depredadora actividad, que algunos insisten en calificar como deporte, se puede apreciar fácilmente en el lamentable programa de "la 2", titulado "Jara y Sedal" donde- además de hacer apología, en horario infantil, de tan cruel y execrable negocio - hoy mismo, aparecían dos individuos quienes, durante el rodaje de un solo programa, abatían más de 20 perdices y conejos, o sea, una cantidad de animales que nunca podrán consumir, pero que les ayudará a pavonearse ante sus "compinches" de tiros y muerte.

Deporte, propiamente dicho, lo hizo el perro quien, además de levantar la pieza y de exponerse al peligro de llevar un tiro, también le traía el animal muerto al "deportista". Como para que luego, cuando sea viejo, lo mate o lo cuelgue de un árbol. Éstos, por su parte, además de limitarse a apretar el gatillo, no tienen escrúpulo alguno en aparecer, frente a las cámaras, consumiendo bebidas alcoholicas durante el "descanso", antes de proseguir con sus "hazañas".


Saben que no aparecerá nadie para realizarles la prueba de alcoholemia, como así fué.

Por cierto, que la programación de "Jara y Sedal", nos permite comprobar lo cabarde de esta actividad. Matanzas masivas de torcaces, utilizando un arma que es efectiva a gran distancia, como es la escopeta y parapetados en escondites de manera a sorprender a las aves sin que tengan posibilidad de salvarse. También matan a gamos y ciervos, desde enormes distancias, utilizando fusiles de largo alcance y dotados de mira telescópica, después de ser guiados por un guarda forestal que les pone a la víctima a tiro. Como para presumir de tales "hazañas".

Además de lo anteriomente expuesto, éstos son sus "argumentos" en su peculiar concepto sobre la "conservación" de las especies:

http://www.fecaza.com/actualidad/dic09/dic09-La%20FAC%20rechaza%20y%20se%20opone%20a%20la%20suspension%20de%20la%20caza%20de%20acuaticas%20en%20el%20entorno%20de%20Donana.html

http://www.fecaza.com/actualidad/dic09/dic09-La%20caza%20de%20la%20perdiz%20con%20reclamo%20otra%20vez%20amenazada.html

Y estos los "paripés" que organizan, de cara a la galería, una vez que han acabado con la fauna:

http://www.fecaza.com/actualidad/dic09/dic09-Los%20cazadores%20dan%20un%20paso%20al%20frente%20en%20la%20conservacion%20de%20la%20biodiversidad.html

http://www.fecaza.com/actualidad/dic09/dic09-La%20FAC%20colabora%20con%20la%20Consejeria%20de%20Medio%20Ambiente%20en%20la%20homologacion%20de%20metodos%20de%20control%20de%20predadores.html