Skip to main content

GADIS atenta contra los ríos.

Posted in

16-03-2012 - (Gallego) Después de varias denuncias, con sus correspondientes sanciones, del Seprona y de la Confederación Hidrográfica, acabamos de comprobar que la empresa de supermercados Gadis, concretamente la que se halla en la Fontela – O Carballiño, sigue desafiando a las autoridades medio ambientales, al Seprona y a la Confederación Hidrográfica y continua con sus ataques a la flora riparia del río Carrás, realizando intervenciones radicales y talas indiscriminadas. ( Izda.Imagen de fecha 16-03-2012)

Se escudan los responsables de Gadis en que dichas talas las ejecuta el propietario del terreno, pero si la empresa tiene alquilado dicho terreno, poco o nada debería tener que decir el propietario. Ello, sin olvidar que la evidente intención de dichas talas es dejar más visible el mercado. Como si no supiéramos todos, en O Carballiño y comarca, dónde se halla el mega - Gadis.

Todo indica que estos reiterados atentados contra el buen estado del río Carrás y contra su vegetación de ribera (Izda. imagen de abril 2011), después de las correspondientes sanciones ya aplicadas, constituye un desafío en toda regla.

Una actitud que indica que, o bien las sanciones son pequeñas, o que el responsable de las talas valora más su chulería que el dinero que le cuesta infringir la normativa y perjudicar al río que por allí pasa, en una zona que no le pertenece, ya que forma parte del dominio público. Es decir, en una zona que pertenece a todos los ciudadanos y donde este señor, sea el propietario o el responsable de Gadis, no tienen autoridad alguna para cortar, talar, podar o dejar sus árboles ribereños, año tras año, en el lamentable estado que se puede comprobar en las fotos.

Hemos  tramitado una nueva denuncia a la Confederación hidrográfica, pero a la vista de la postura desafiante del infractor, de su desprecio por los bienes públicos, de su insistencia en dañar uno de los principales ríos de O Carballiño, mucho nos tememos que habrá que tomar medidas más adecuadas a su chulería y programar acciones de denuncia con mayor repercusión ante la sociedad.

(Izda. imagen de abril 2009).