Skip to main content

El tópico de la escasez de agua.

Posted in

02-06-2011 - (Gallego) Llega el verano y llegan los dos tópicos propios de la estación. Los incendios y la falta de agua.

Del primer asunto estamos cansados de hablar, publicar artículos y denunciar el gigantesco negocio de la extinción con medios carísimos, en lugar de promover el empleo y la racionalización de recursos mediante la limpieza del monte en invierno.

Hoy vamos hablar del presunto problema relacionado con la escasez de agua en Galicia. Asunto al que también ya hemos dedicado algún artículo (1, 2 y 3), pero que lo manido del tema y su reiteración en los medios para defender posturas interesadas, nos obliga también a volver sobre el asunto.

El primer topicazo es que escasea el agua ¡en Galicia!, nada menos. Nos cuestionamos lo que estará pasando en Castilla y en el Levante, zonas donde realmente el agua escasea.

Lo primero que nos topamos son las declaraciones del presidente de  “Aguas de Galicia”, que no solo anuncia el Apocalipsis caso no seamos responsables en el consumo, sino que también avisa de posibles racionamientos para este verano, u otoño, caso no llueva durante el estío.

En sus declaraciones es obvia la intención de justificar la privatización del agua en nuestra comunidad, propiciada por el actual gobierno del PP, la obligación de que coloquemos contadores de agua en nuestros pozos de toda la vida para pagar por el agua  que de ellos extraigamos (no dicen nada de que nos paguen la inversión realizada para construir dicho pozo), etc. en fin que, como era de esperar, arrima el ascua a su sardina.

También asistimos a toda una serie de noticias, anuncios y promesas de modernización de las actuales estaciones depuradoras de Ourense y Vigo, entre otras, donde se pregona lo maravillosas que van a ser, las inexistentes molestias y malos olores que no van a producir, lo solicitado que será el vivir en sus inmediaciones y lo revalorizadas que se verán las propiedades que tengan la “dicha” de hallarse en su vecindad.

Eso sí, en todos los artículos se manifiesta que las actuales estaciones depuradoras han quedado obsoletas debido “al crecimiento de la población”.

La cosa sería digna de protagonizar una comedia, no fuera por lo que de insulto a la inteligencia contienen dichas posturas y declaraciones.

En primer lugar está el hecho, callado astutamente por éstos profesionales del engaño, de que durante los últimos años hemos asistido a una especulación inmobiliaria salvaje en nuestra comunidad, consentida y promovida por los mismos poderes públicos que ahora nos exigen ahorro, nos advierten de la falta o la escasez de recursos hídricos y de su tratamiento ineficaz.

O mientras siguen pruduciéndose vertidos contamienentes en los ríos, un día si y otro también, de manera, al parecer, totalmente impune.

Parece ser que lo recomendable hubiera sido ajustar el crecimiento inmobiliario a los recursos existentes y no permitir más construcción de la que se pudiera atender con las infraestructuras existentes en la época. Medida elemental que no solo hubiera evitado comprometer las existencias de agua potable, como también el colapso de las estaciones depuradoras, evitando al mismo tiempo la especulación salvaje que destruyó el territorio y ahora afean el paisaje con miles de residencia vacías, exageradas en número e invendibles.

No se hizo y se consintió un “ladrillazo” que enriqueció a muchos de los que hoy nos amenazan con la sed y la escasez de agua, o la necesidad de que paguemos por la que ya es nuestra.

Pero es que además, y para mas INRI, éstos mismos politicastros que se dedican a defender otros intereses que no son los de todos los ciudadanos, están continuamente asombrándonos con el anatema de la “crisis demográfica”. La gran “peste negra” moderna que va acabar con la población gallega, en el caso de que no decidamos reproducirnos como conejos, para seguir produciendo consumidores dóciles y mano de obra barata.

Lo que no nos explican es como se compatibilizan todas estas posturas, de escasez de agua deficiente depuración, o depuradoras insuficientes, con unaa especulación inmobiliaria sin que se dispusiera de los recursos necesarios para atender a las nuevas viviendas. O la pretensión de que se aumente más la población si no hay agua y saneamiento suficiente para todos.

Insistimos en que, al contrario de lo que éstos “consejeros” interesados nos recomiendan, lo menos recomendable que debemos hacer hoy en día, es el ahorrar agua. Pensamos que debemos utilizar la que consideremos necesaria y, en absoluto, se debe tener miramiento de ningún tipo con la cantidad que utilicemos. Al final de cuentas, el consumo de la actual población, es “el chocolate del loro” si comparado con el absurdo número de viviendas nuevas y campos de golf que se han autorizado, por intereses inconfesables y pasando por alto la escasez de agua con la que ahora nos amenazan.

Un consumo actual por encima del necesario impedirá que se siga especulando con el ladrillo y creará un fondo de reserva, o potencial de ahorro, del cual podremos echar mano en caso de sequía extrema.

Si ahorramos agua, mientras se sigue incrementando la construcción y el número de consumidores, nos estaremos colocando en un evidente peligro de desabastecimiento y conflicto por lo recursos en el caso de que, de verdad, un día no muy lejano se produzca una sequía severa y no tengamos posibilidad alguna de ahorrar y de racionar, porque el consumo está al límite.

Cuanto al "problema" demográfico que dicen tener, por falta de consumidores para que les compremos  todos los cachivaches inútiles que fabrican y nos venden, y de más parados a los que poder contratar por sueldos de miseria, la solución es fácil: Si creen que hay recursos, agua y saneamiento suficiente para más gente, les basta con traer unos cuantos millones de africanos, o asiáticos, para Galicia y asunto resuelto.

Si, como afirman, los recursos hídricos y el saneamiento no alcanzan para más población, la idea razonable sería continuar reduciendo su número, con lo cual "tocaremos" a más.