De la dictadura a la cleptocracia

12-06-2022 – Como ya conocen nuestro ideario político, esperamos que nos permitan esta reflexión.


Todos sabemos que la historia la hacen los vencedores y, en esa historia que escriben, ellos siempre son lo buenos y los que perdieron los malos. Nosotros vamos a decir que, tal como está de podrido el país, sus políticos, la entrega de España y sus empresas al capital extranjero, la precariedad laboral, lo sueldos de miseria, etc. muchos aplaudirían la llegada de un líder más o menos estricto, que acabara con toda esa cuadrilla de políticos, congreso, senado, congresos regionales, congresos provinciales, diputados y más diputados que se cuentan por miles en la inacabable organización política del país.


Presidentes, vicepresidente, delegados en provincias y en regiones, subdelegados, vicepresidentes, del gobierno central y de la Xunta, secretarios generales, delegaciones, etc. que se diría que no existen todavía teléfonos y es necesario un «virreinato» de todos los órganos de la administración en todos los rincones del país. Claro que, cuando necesitas resolver algo, nadie sabe a donde ir. Incluyen, todos estos organismos, a miles de incompetentes, cuñados, enchufados, políticos «profesionales» que perdieron el cargo, etc. donde todos cobran sin trabajar. No se imaginan ustedes lo que hemos estado revisando solo en lo que respecta a delegaciones y subdelegaciones del gobierno central.

Obviamente no seremos nosotros quienes defendamos a un dictador criminal, pero el problema es que los actuales «demócratas» lo están dejando en mejor lugar que ellos. Franco no creó todas las empresas públicas que había en España, (aunque sí muchas de ellas), pero tampoco las eliminó, cosa que los mezquinos inmorales que se apoderaron del país sí hicieron, vendieron la vivienda oficial, privatizaron Telefónica, Tabacalera, Caja Postal y más de 130 empresas públicas que teníamos, entre ellas ENDESA que Franco fundó en1944 para que España fuera soberana en energía y además sobrara dinero para financiar al estado, en aquella época casi no se pagaban impuestos debido a ello. Los ladrones que se aprovecharon de la democracia por la que luchamos los obreros, vendieron Endesa y todas esas demás empresas públicas a precio de saldo a sus amigos y ahora cobran sobornos en sus consejos de administración.

Evolución del Gasto Público desde 1980


En la época de Franco robaron lo que se les permitía, pero ahora roban todos (o casi todos) y están utilizando al dictador para blanquear la cuadrilla de ladrones que han asaltado las instituciones, que han multiplicado los cargos, las mamandurrias, los parlamentos, las delegaciones, creando una organización política y administrativa monstruosa y devoradora de recursos, para beneficio suyo y de los suyos, que no hay dinero suficiente para financiar por mucho que recorten sueldos y pensiones. Han regalado las empresas públicas que generaban sueldos y recursos para el Estado, nos arruinan a impuestos, han creado una deuda monstruosa y ni así les llega, nos siguen empobreciendo y ellos forrándose.


En todas esas empresas, como por ejemplo RENFE, los trabajadores no solo tenían una vivienda proporcionada por la empresa, como además, cobraban sueldos que les permitían mantener a su familia, mandar los hijos al colegio e irse de vacaciones en verano trabajando solo el padre de familia, ahora trabajamos todos y no llegamos a fin de mes.

En las empresas te daban de alta en prueba tres meses y luego fijo, no había contratos «a la carta» por días, semanas, horas, fin de obra, etc. los alquileres no se podían subir, los servicios públicos además de contar con empleos decentes y sueldos dignos, prestaban servicios públicos a precios asequibles,…era un dictadura, sí, pero esto también lo es, además de un robo a mano armada y su democracia consiste en que puedes quejarte, escribir en el libro de reclamaciones, pero te roban igual y, si protestas, te muelen a palos.


Viene a cuento de la estatua porque, cuando mandaba el dictador, ni dios protestaba y, de repente, se han vuelto todos «demócratas» y antifranquistas. Ahora, estos «demócratas» son los oportunistas que le lamían las botas al dictador esperando a que llegara su turno para meter la mano en la caja.


Y mucho cuidado para no confundir la solución con VOX ya que éstos tarados tienen todos los defectos del actual sistema junto con los de la dictadura y ninguna de sus virtudes. Ética, principios, honestidad, honor, etc..