municipales

municipales08-03-2017 – Las obras de la calle Aldara dejaron pendiente, según el concejal de tráfico, una plaza para que la Clínica veterinaria tenga un lugar donde se puedan descargar los «transportines» con animales heridos, enfermos o a consulta. A nadie se le escapa la incomodidad de cargar con esos elementos, con animales dentro, desde lugares alejados donde se pudiera encontrar una plaza de aparcamiento.

Como las cosas de palacio van despacio, mientras tal plaza no existe, nos ha sorprendido la diligencia de los guardias -tan ciegos ellos los días de feria cuando furgonetas, camiones y otros vehículos aparcan a sus anchas incluso sobre las losetas de la plaza Mayor rompiéndolas o interrumpiendo el tráfico- que recientemente multaban a quien descargó un transportin con un animal enfermo y solo se demoró lo justo para dejar al animal encima de la mesa del veterinario.Continue Reading